Prometámonos que nos vamos a cuidar

Estoy cansada de cuidarme.

De ponerme armadura sobre armadura para que nada duela, para que nadie entre. De tener el corazón enjaulado para que nadie lo toque. ¿Sabes lo que le pasa a los corazones enjaulados? Les pasa que se olvidan de cómo volar. Y estoy cansada de una vida sin momentos en el aire. Estoy cansada de pretender que soy esta versión de mí misma que ni siente ni padece. La verdad es que siento y padezco: a quién vamos a engañar.

Por eso, ahora que estás aquí, te propongo que firmemos un contrato. No importa si no lo hacemos sobre un papel con bolis: lo que importa es que no olvidemos los acuerdos y las cláusulas. Son fáciles. O no. Pero son las que son.

Seguir leyendo en WeLoversize…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s