De todas las veces que nos despedimos

Pues sí: qué fácil sería si sólo hubiera una despedida.

Decir adiós una única vez tras un divorcio, una separación, un desenganche de personas con o sin acuerdo mutuo. Decir adiós, depositar tu corazón en la oficina de objetos perdidos y olvidarte.

Pero no. Una se despide tantísimas veces.

Leer más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s